Desde Chile para el Mundo.

Wednesday, November 01, 2006

27- 29 octubre


27 octubre 2006
Entre al domicilio de Ordane, vistiendo de sport; dentro, halle que habian personas vestidas de terno y corbata ! Ordane me abrio la puerta, y dijo " No te preocupes ! Es una reunion de viejos amigos ! Puedes conservar tu traje de sport."
Me sentia como la jirafa en la convencion de cebras ! Salude, y me sente en una silla, dentro de la sala; habian cuatro sillones ocupados por esa gente, y Ordane se sento a mi lado, en otra silla que trajo del comedor; dijo : "Estabamos hablando de algunas cosas importantes, amigo Reitze; he recibido noticias de estos caballeros, de que eres conocido de ellos de antes."
Mire detenidamente a los alli reunidos, y todos tenian algo en comun: craneos braquicefalos; me imagine que eran arios , y que podia tener algo que ver con el grupo neonazi. Uno de los alli sentados dijo " Soy Felipe Covarrubias; me imagino que tendra interes en saber que le hemos rastreado, Don Jurgen, y que desde ahora en adelante tendra que cooperar con nosotros; es en el mayor interes general, por supuesto."
"Nazi?"
"Neonazi, o nazi, que mas da ? Hoy en dia el nazismo esta dividido en tantas partes, que se pueden encontrar grupos que predican lo opuesto, ambos llevando el nombre "nazi". Esta muy infiltrado por los poderes que hoy gobiernan el planeta; pero eso no debe dejarnos sin dormir, verdad, Sr. Reitze?"
"Indudablemente. Pero, quiero ver alguna identidad ,antes de proseguir. Y otra cosa: que tiene que ver un tipo como Ordane en todo esto ? "- Pregunte, indicando con ello que su postura de homosexual era lo opuesto a la idea limpia del nazismo.
"El Sr. Ordane ha demostrado muchas veces, en el pasado, su lealtad para con el partido. "- Dijo otro de los reunidos, levantando un dedo hacia el techo; mire a Ordane, quien parecia estar ajeno a la conversacion.
"Esta bien, cooperare como antes lo he hecho; pero muestrenme credenciales, o me ire de esta pieza."- Dije, moviendome en la silla; no pensaba irme sin saber que querian, pero habia que introducir el elemento de la incertidumbre.
Dos de ellos sacaron insignias nazis antiguas, y dijeron: " Sabemos lo que ha hecho por nosotros, Sr. Jurgen Reitze, sobre todo, cuando estuvo en la parte helada del territorio."
Entonces, sabian de mi paso por la Antartica, y acepte con una inclinacion de la cabeza; el jefe de ellos dijo " En el hotel "Laferne" hay elementos indeseables; tenemos que ver como sacarles informacion, y luego, descartarles."
El "Laferne" era antiguo pero respetable,y quedaba a varias cuadras de mi lugar de trabajo; continue escuchandole.
"Dos de los nuestros le acompanaran; buscaran informacion en dos suites diferentes, y espero no tengan que ejercer la violencia, pero por si acaso..."- Y saco de su bolsillo un revolver HS 38', que deposito en la mesa, para luego empujar hacia mi lugar. Tome el arma, y vi que estaba cargada con cinco balas . La nuez tenia seis agujeros.
"Es un arma alemana, confiable. Tambien hace mucho ruido!"- Se sonrio, mirandome.
"Buscare informacion, en forma de cassettes, libros, manuscritos, filmes, que ?"- Pregunte, mirandoles.
"Microfilm. Un sistema antiguo, pero muy dificil de detectar. "- Afirmo Covarrubias.
'Acepto; cuando hay que ir ?"- Pregunte, guardando el arma en mi bolsillo del pantalon.
"Esta noche; pasaran por Ud. Sus ayudantes; luego de ejecutado el trabajo, volvera a este lugar mañana a la misma hora. Entendido ?"- Pregunto Covarrubias.
"A la perfeccion. "- Dije , poniendome de pie; Ordane me fue a dejar a la puerta, y dijo " Espero no me guardes rencor; tuve que informarles de tu nombre - pertenezco a la organización desde hace tres años."
"No te preocupes."- Respondi, yendome de alli, con la sensacion de hallarme otra vez en el Ejercito ...
Me fui al Hotel, y me recoste, para estar descansado; espere tres horas, y golpearon a la puerta; abri y vi a una rubia, con un panuelo al cuello; vestia de pantalon y camisa color celeste; traia un bolso al hombro.
"Jurgen ?"_ Pregunto, mirandome curiosa; se veia que no me conocia de antes; mejor ! Era señal de que no habia participado en labores de espionaje en mi contra.
"El mismo. Y tu, quien eres?"- Dije, mirandola con detencion; tenia un cuerpo hermoso, y media un metro setenta, al menos.
"Katia Verleih. Me envio Covarrubias; Dejame entrar."- Pidio, y me hice a un lado; como mi lugar era pequeño, se sento a los pies de la cama, y yo a la cabecera, con su bolso en el suelo entre nosotros.
"Y bien, veo que Cobarrubias sabe elegir bien a sus ayudantes."- Dije, sonriente.
"Claro, lo mismo digo."-Rio ella, rompiendo el hielo.
"Conoces el lugar al que vamos ?"- Pregunte, mirandola; eran sus ojos celestes, y muy grandes.
"Claro; trabajo alli; me imagino que despues de hoy, ese trabajo sera cosa del pasado."- Sonrio, haciendo un gesto con su cabeza; tenia cabellos rubios, peinados en un mono apretado; la cinta era negra.
"Son las 22.30 horas; crees que ya estaria bueno partir , o hay alguna agenda previa?"- Interrogue, tomando su brazo; ella lo retiro, diciendo: "Pongamos las cartas sobre la mesa; soy tu jefe."
"Ah, si ? Crei entender que yo lo seria."- Dije, revisando mis imágenes mentales; el Sr. Covarrubias habia dicho "pasaran por Ud. Sus ayudantes"; y estaba viendo a una sola persona delante de mi. Motivo para desconfiar de todo esto.
"Cambio de planes; pero basta de charla : tienes pistola?"- Pregunto ella, sonriente.
"Claro."_ Dije, y sacandola desde debajo de la almohada, la encanone. Me miro, imperturbable, y dijo :"Si es una broma, no me hace gracia. Baja esa arma."
"No , hasta que me digas quien eres tu - realmente."- Dije, y entonces ella saco una daga de su cintura, y trato de herirme; le di un golpe de puno en la cara, y cayo hacia atrás; luego trato de clavarme esa daga de nuevo, y me rasgo la manga, hiriendome de lado en el brazo; no lo pense mas, y le di un golpe con el revolver; era pesado, y cayo como plomo en su cabeza; se deslizo al suelo.
La ate con su misma blusa, que estaba con sangre; y vi que caia mas sangre al suelo; era mi brazo. Me saque la camisa, y me aplique un torniquete; la herida sangraba bastante. En el bolso tenia crema Sulfa; me embadurne la herida, y luego me vende con jirones de lo que quedaba de la blusa de esa mujer; luego, revise su bolso; tenia una pistola de 9 mm., cosmeticos comunes y corrientes, una toalla pequeña, una cuerda de nylon verde, un par de esposas, un celular moderno, un cargador extra para la pistola, y una billetera ; alli habia un carnet de identidad chileno, y cien mil pesos en diferentes billetes.
Magda Klein , nacida en el anno 1981, Santiago de Chile. Increible; una chilena en Tahiti, tratando de apunalar a otro chileno ! Mucha coincidencia ?
Me puse una camisa limpia, pantalones oscuros, y me preguntaba que iba a hacer ahora,cuando golpearon a la puerta; eran tres tipos rubios.
"Jurgen? Nos envia Covarrubias. Nos quieres acompanar ahora ?"- Dijo uno de ellos, mirandome fijamente; no vi traicion en sus pupilas, y dije "Salgo de inmediato."
Y amarre a la joven contra la cama, y sali fuera, cerrando la puerta. Eran las 23.40 horas.

28 Octubre 2006

Entramos al Laferne vestidos de mono y gorras verdes; dijimos que revisariamos los ductos del gas; el joven encargado se encogio de hombros, y siguio viendo un programa de la Television por cable; subimos sin problemas por las escaleras, y hallamos sin dificultad el par de apartamentos; abri el primero con una llave de acero - la chapa quedo inservible- y entramos; dije a Oscar B. : "Tu, quedate tras la puerta; al primero que entres, lo neutralizas."
Y encendiendo todas las luces, comenzamos a buscar; el mobiliario era del Hotel, asi es que no habia necesidad de romperlo todo; debajo de la cama, una maleta . La abri, y halle ropa, documentos, un laptop. Mire por todos lados; el microfilm puede ser como una gota negra de agua; luego, segui con el velador, por debajo nada; dentro de los cajones, debajo de ellos ... nada.
"Jefe, mire."- Dijo Olegario R.; era alto, rubio, con un menton cuadrado; sus ojos me indicaban el muro sobre la cabecera de la cama.
"Bingo".- Dije, sacando una lupa que podria decirme algo de ese botoncito negro que brillaba en el muro; lo retire con cuidado, usando una espatula de plastico; mire con la lupa; se veia algo, alli al traves. Lo deposite en un sobre plastico.
"Y bien, Jefe ?"- Pregunto Olegario R., mirandome expectante.
"Es. Nos vamos."= Dije, y cuando nos acercabamos a la puerta, dije a Oscar B. " Lo hallamos - mas bien, lo hallo Olegario; vamonos ya."-
Y salimos de alli, cerrando la puerta; al otro departamento no fuimos, ya que no habia para que; bajamos las escaleras , y no necesitamos darle explicaciones al joven encargado de la porteria a esa hora, porque no estaba.
Ya en la calle, tomamos un taxi, y nos fuimos a la sede del NSDAP, en donde me entreviste con Ordane; este dijo : "Tengo un aparato para verificar lo que me dices; si no, vas a tener que volver alla."-
"Entendido."- Respondi, algo nervioso. Poco despues, salio Ordane de una pieza interior, y dijo "NO hay problemas ! Es el microfilm. Congratulaciones ! UN trago, muchachos ?"
Aceptaron mis "ayudantes", con una sonrisa mas bien amplia; yo rehuse, y luego de convesar cinco minutos, me despedi.

29 octubre.

Dia de labores; Ordane aparecio a mediodia, diciendo " Los jefes quieren verte a la noche; misma hora."
"Esta bien."- Dije, siguiendo con una leccion de natacion a una muchacha de quince años; quince años, pero con un cuerpo muy desarrollado; sentia los musculos bajo la presion de mis dedos; eran firmes y elasticos. Sonreia, cada vez que tragaba algo de agua; al cabo de una hora, ya sabia mantenerse a flote, y podia llegar de un lado al otro de la piscina; realmente estaba encantado con ella, pues era la mejor (hasta ahora) de mis alumnas. Se despidio, algun rato despues, diciendo " Gracias, profesor ! Ha sido Ud. Un amor."
Me sonrei, levantando la mano en un saludo amistoso; la vi salir, con su toalla amarilla a la cintura. Lastima que no tuviera cinco años mas !
En la tarde, dos senoras gordas reclamaron que no las atendia como debia; Ordane me pidio explicaciones ante ellas, y dije " Las damas estan hace dos horas aca, y no querian seguir mis instrucciones ! Asi es que las deje que se entretuvieran solas"
Esto, porque habian tomado un curso de natacion, y lo unico que hacian era reclamar y encogerse de piernas, pero no querian poner las manos en la orilla, y patalear, como es la primera leccion !
"Esta bien, veremos que otro instructor las atienda."- Dijo Ordane, y llevandome aparte, me dijo" NO te preocupes ! Estas viejas son manosas ! Pero, trata de llamar a algun conocido tuyo, para salir del paso, y que juegue con estas viejas un rato en el agua."
"Entendido."- Dije, y llame por celular a un amigo de la playa, que a esa hora debia estar de franco; tuve suerte, y llego poco despues. Le indique lo que tenia que hacer, y se lanzo al agua, llegando hasta las damas con una sonrisa; luego de esto, pronto las viejas ponian sus manos en la orilla, y comenzaban a patalear ! Increible de manosas !
Hable con Ordane por telefono, diciendole :"Tengo a un salvavidas dandole lecciones a esas damas; pero habra que pagarle, eventualmente."
"Ningun problema ! Lo pondre en la nomina de los reemplazantes."- Dijo Ordane por telefono, y colgo.
A las 21.00 horas entre al apartamento de Ordane, vestido de terno y corbata; dentro, me halle con la plana mayor de los neonazis, y despues de saludarles, hablo el jefe de ellos, Felipe Covarrubias.
"Estamos impresionados por su profesionalismo, Sr. Reitze, pero por otro lado, no era menos esperar de un heroe de la Mision Artartica ! "
"Gracias, Señor, pero en realidad, fue una operación muy sencilla."
"Ah, tambien es modesto ! Bien, nos gusta su estilo, Sr. Reitze; tenemos siempre trabajos para gente como Ud.; lastima que se habia alejado de nosotros. Algun asunto de conciencia, quizás ? "- Y al preguntar esto, los ojos azules de Covarrubias relucian como hielos.
"No, por supuesto que no ! Solo que pense que no habrian mas misiones para mi."- Dije, pero la verdad, era que me habia aburrido de todo ello; no podia decir " Dejenme tranquilo", porque en la organización no hay tal cosa; cuando se entra, no se sale mas.
"Ah, pero si hay mas misiones, Sr. Reitze ! Muchas. Ahora, con la guerra de Irak, de Afganistan, con los lios de Bush e Iran, que cree Ud. Que hacemos nosotros, quedarnos fuera de la accion ? No, pues, Señor ! Tenemos parte en ella ! Mas parte de lo que algunos suponen."- Afirmo Covarrubias.
Mire a los demas de la reunion; todos parecian interesados en el tema, atentos a lo que podia seguir. Dos de ellos vestian ropas carisimas; pero eran ya viejos; me pregunte si no serian los testaferros de importantes industrias !
"Gracias por decirmelo; actualmente estoy trabajando en el Hotel ..., como entrenador y salvavidas en la piscina; nada muy importante."- Acote.
"Por favor, Sr. Reitze ! Sabemos que Ud. Es modesto ! Su actuacion en el Hotel, y antes, ha sido un modelo de disimulo de sus reales capacidades; sabemos que la CIA le siguio los pasos por Chile, y aun aca, en Tahiti ! Y le digo, los engano Ud. A la perfeccion ! Tenemos hasta un informe diciendo que Ud. No ha puede ser el agente que tuvo participaciones en Chile , hace ya algunos meses."- Dijo Covarrubias.
Me desayune con esa noticia; la CIA, nada menos ! Pero, no es de asustarse; esa entidad tiene mas tentaculos que un pulpo, y es capaz de seguir a un simple carpintero por meses ! Sobre todo, ahora con esto de la guerra contra el terrorismo, creo que hasta abren la correspondencia del Vaticano !
"Esta dispuesto a cooperar, nuevamente, con nosotros? Le pagaremos dentro del presupuesto normal, por supuesto; nada muy elevado, pero recompensara, en parte, sus trabajos."- Dijo Covarrubias.
Yo ya tenia decidido lo que podia hacer : quedarme en Tahiti de poco menos que gigolo, o seguir mi destino; elegi lo segundo.
"Acepto, Sr. Covarrubias; y agradezco su confianza, y tambien la del Sr. Ordane aquí presente, que me mantuvo en funciones en el Hotel .... con un buen sueldo."- Dije.
"Y no tenga problemas con eso ! El Sr. Ordane le dara un buen finiquito, y seguiran siendo amigos, no es asi, Sr. Ordane ?"- Pregunto Covarrubias, con un tono que mas bien era una orden.
"Por supuesto, Sr. Covarrubias ! Jurgen ya es un amigo mio, y de los fieles."- Dijo Ordane, dandome una palmada en el brazo.
"Bien ! Por ahora, siga en el Hotel; le avisaremos por intermedio de su amigo Ordane, de cuando debe comenzar su proxima mision. Ahora, brindemos por nuestro grupo."- Dijo Covarrubias; Ordane y yo nos apresuramos en servir algo de cognac en unas copas, y luego brindamos.
De ahí sali a las 10.30 horas, y me dirigi a una venta de comida china; pedi una Carne Mongoliana con Arroz Chaufan, diez rollitos primavera, dos docenas de Wantang, y me fui a mi pieza en el Hotel; alli aun estaba la dama , pero con un olor fetido en la pieza.
"Maldito ! No pude ir al bano !"- Me recrimino la mujer, mirandome enfurecida.
"No hay problema."- Dije, y saque la ropa de cama, limpiandola con una sabana empapada en agua; luego, me sente en el borde de la cama, diciendo :"Te traje comida."
"No voy a comer ! Primero, sueltame de aquí, maldito, y dejame ir !"
Denegue con la cabeza, y solte un brazo de las amarras, para que pudiera servirse de la bandeja; luego, dije:" Saldre un rato; no te preocupes ! Volvere."
Y sali, llevandome esa ropa inmunda; me fui al subterraneo, en donde esta la lavanderia, y deje todo en una maquina de lavar; y pedi ropa nueva en la seccion de empleados; me la entregaron sin preguntar; era lo corriente, cuando uno queria ropa limpia, se la entregaban sin preguntar. El aseo, la limpieza en ese hotel, empezaba por los empleados.
Ya en mi pieza, deje la ropa a los pies de la cama, y vi que ella habia comido de la bandeja; se veia algo mas relajada, y dijo " Dejame ir ! "
"No eres del grupo neonazi; asi es que me imagino eres del Mossad."- Dije, mirandola fijamente.
"Mossad ? Estas loco ?"- Pregunto, riendose.
"Y entonces, de adonde vienes ? Porque sabias de mi."_ Dije, pensando en que podia hacer con ella; no podia dejarla ir, eso era seguro; iria adonde sus jefes, y estos se encargarian de mi en un periquete . Matarla, era un desperdicio; la chica tenia un fisico excelente.
"Si has vuelto , es porque has completado la mision; he fallado."- Dijo bajando la cabeza. Su cabello negro relucia bajo la luz fluorescente.
"No tienes para que tomartelo tan personalmente. "- Dije, retirando la bandeja de su lado.
"NO crees que deba ?"- Me miro, socarronamente.
" Bien, puedes dedicarte al baile; tienes un cuerpo excelente."- Dije, tocandole la pantorrilla; no se movio, pero dijo " Te gusta mi cuerpo ? Podemos llegar a un arreglo, sabes ? Me dejas libre, y yo te doy algo ..."- Y sonrio picarescamente.
"Claro; ya vi lo que querias darme : un pasaje para ir a ver a San Pedro !"- Dije, socarronamente.
"Es que no te conocia, entonces."- Dijo, mirandome con intencion.
Me rei por dentro; era astuta, y tenia humor; pero , en este negocio, los sentimientos no deben primar nunca; y por ello llame a Ordane, y le conte del asunto y de adonde estaba .
"Pero, por que no nos dijiste en la reunion que tenias un enemigo en tus manos ?"- Se alarmo Ordane.
"No estaba seguro de si la hallaria aca todavia; pero aca esta. "- Avise.
"Bien, me comunicare con la plana mayor; esperame alli."- Dijo Ordane, nervioso.
Espere media hora, y luego sono el celular; conteste, y Ordane me dijo " Ya van en camino algunos amigos para recibir la encomienda; tu te vienes con ellos." - Y corto.
Espere sin moverme; golpearon a la puerta, y cuando abri, vi a mis dos "ayudantes" y a un tercero; Oscar B. Dijo " Hola, Jurgen ! Tienes algo para nosotros alli dentro ?"
"Pasen."- Dije, y cuando pasaron , cerre la puerta; vi como Oscar B. Ponia un panuelo con cloroformo en las narices de la chica, y luego la envolvieron en un saco blanco; Olegario R. Y el nuevo elemento tomaron entre los dos el "bulto", y nos fuimos caminando por el pasillo; bajamos a la planta baja, salimos por el porton de servicio, y entramos a un "4x4" azul, que manejo Oscar B.; la chica quedo entonces con el rostro descubierto, en el piso del vehiculo; Olegario R. Dijo " Vaya pececito que tenias en tu cama !"
"Y huele mal."- Dijo el otro, arrugando su nariz; y es que la chica tenia sus vestidos sucios, aun.
"Perros, se van a arrepentir de esto !"- Dijo Magda Klein, desde el suelo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home

 

Free Blog Content