Desde Chile para el Mundo.

Sunday, October 22, 2006

20 - 21 octubre


20 - 21 octubre.
Michel Ordane guio su auto hasta llegar a un almacen de ventas en serie, y se compro un pantalon gris; y dijo "Seria bueno cambiar tu "look"; adonde vamos, tendras que pasar por mi guardaespaldas."
"No tengo objeciones a incrementar mi guardarropia a su costa."- Dije, sonriendo.
"Perfecto, entonces; y no te asustes; mi gusto no es tan malo."- Y asi fue; me compro ropa holgada, oscura, y luego de vestirme con ella, parecia un verdadero guardaespaldas.
"No tendras armas, por supuesto; no vamos a matar a nadie; solo a impresionar. Tu perfectamente callado, y yo hago todo el gasto de conversacion. Estamos ?"
"Convenido, Don Michel."- Dije, guardando mi ropa usada en la maleta del auto; guio rapidamente hasta un sector de mansiones, las cuales no tenian rejas ni muros entre si; aunque estaban cercadas todas por un perimetro vigilado con guardias .
Tras pasar por el control, en donde le reconocieron, guio hasta una mansion de tres pisos, enorme y hermosa, ahora ya en la oscuridad de la noche; mas de 30 vehiculos estaban aparcados en los caminillos de grava, y habia una enorme y decorada fuente de agua enfrente de esa casa; dejo el vehiculo entre los demas, y caminamos por la grava; dos porteros nos saludaron, y pasamos por el recibidor; alli Ordane converso unos instantes con un tipo, probablemente el mayordomo, y pronto aparecio un Señor gordo y alto, con el rostro enrojecido, que le saludo, mirandome inquisitivamente.
"Ah, este es Jurgen, mi nuevo asistente ! Jurgen, el es el dueno de la casa, Herr Otto Frigen.'- Dijo Ordane.
"Mucho gusto; estoy para servirle."- Dije, mirandole fijo a los ojos; los de Frigen eran dos trozos de cristal azul, sin una pizca de generosidad en ellos.
"Bien! Pasemos al segundo piso; alli tenemos una reunion."- Dijo Frigen, y subimos por una escalinata de marmol verde; luego, por un corredor que olia a nuevo , y entramos a una sala alfombrada y con cortinas oscuras frente a las ventanas; por alli no salia un atisbo de luz, que provenia de ocho lamparas de muchas luces, lo cual hacia de ese interior el mas iluminado que habia visto yo.
Alrededor de una enorme mesa redonda, unos treinta caballeros se sentaban, mientras se jugaba a las cartas; algunos tenian personas a sus espaldas, me imagino amigos o sirvientes; Ordane se sento en una silla, y note que no habia ninguna disponible para mi; asi es que me quede tras suyo; aparentemente, eso se suponia que hiciera, como un guardaespaldas. Mire a los demas que estaban de pie; algunos eran damas, que parecian de mal humor. Yo adecue mi normal sonrisa a una fria expresion de desden; habia que estar a la par con mis "companeros de labor".
El juego era poker, y se jugaba con fichas para apostar; no supe cuanto valian esas fichas de color , pero si note que prontamente Ordane tenia ganados unas buenas decenas de ellas; el juego duraba eternidades; las apuestas eran lentas, y todo el asunto comenzo a aburrirme; ademas, los tragos y galletas eran para los jugadores, mientras que para sus guardaespaldas o amigos, nada de nada.
El asunto duro hasta las siete de la mañana, y a esa hora el croupier, con los ojos rojos y cansados y voz aguardentosa, dijo : " Terminamos las apuestas, Senores. Pasen a cambiar sus fichas al primer piso; gracias por haber venido, y les esperamos para una proxima vez."
Todos sonreian, menos los perdedores, que era la mitad; Ordane habia ganado y perdido varias veces, y note que las ganancias eran magras; al menos, no habia perdido. Otros, sin embargo, habian perdido toda la noche, y un par habian incrementado sus fortunas en gran cantidad, si aquellas fichas que portaban ahora en cajas eran valiosas...
Cambio Ordane sus fichas por dolares, y salimos de alli; me dijo " Y, que te parecio la velada ?"
"Interesante, Sr . Ordane. "
"Puedes llamarme Michel, cuando no estemos entre la gente conocida; hay que salvar las apariencias; ahora te ire a dejar al Hotel, para que empieces tu labor de hoy."- Dijo, echando a andar el auto; pronto estabamos en el Hotel, y alli me dijo " Gracias por el favor ! Nos vemos !"- Y se fue.
Eche a andar a la piscina; eran las siete y media de la mañana; me puse el banador, y me di un chapuzon en el agua, para despertar un poco mas; el no haber dormido me tenia somnoliento.
Durante la mañana, bebi mas de ocho Coca Colas, para mantenerme despierto; di clases de natacion hasta las quince horas, y luego vi a Ordane, que me miraba desde la orilla; pedi disculpas a la mujer que estaba atendiendo , y subi a conversar con el hombre.
"Veo que estas cumpliendo a cabalidad ! Te felicito."- Dijo, mirando a la alberca.
"Gracias, pero cumplo lo mejor que puedo. Y, gano mucho, anoche?"- Pregunte, por decir algo.
"Poco, ya lo viste ! Bien, termina tu turno, y ve a esta direccion; te tendre algo especial."- Dijo, pasandome una tarjeta , y se retiro del lugar.
Mire en ella; habia una direccion y un numero de telefono; decidi seguir el juego, pero si me venia con asuntos de gay, me negaria .

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home

 

Free Blog Content