Desde Chile para el Mundo.

Wednesday, July 19, 2006

Base Klein 23


17 Juillet 2006. Base Klein 23.

No he podido mandar nada hasta hoy 19 , en que halle esta maquina que puede funcionar en este lugar, esta conectada, como otros aparatos aca, a unas antenas alla afuera ! Transcribo apurado algo de mis vivencias que he estado anotando en algunas hojas, con dos lapices que estan casi sin punta ; aca estoy en una Base bajo la nieve, con Julio Sanhueza y Heinrich Feile; es un tipo gordo, que no para de comerse las provisiones; ayer se comio la ultima galleta; ahora solo hay conservas y alimentos enlatados.
El lugar esta cerca de una montana congelada; el hielo aca es de un espesor de un kilometro; el agua se obtiene descongelando hielo, para lo cual hay una caldera a la que hay que alimentar con una pala. El refugio tiene dos puertas, que hay que mantener despejadas, pues de lo contrario el hielo se solidifica y no dejaria abrir ni cerrar las mismas; eso si, hay dos aberturas sobre el techo, que puden abrirse con palancas; pero la orden fue abrir las puertas todos los dias; y se cumple.
Julio Sanhueza se ha dedicado a salir todos los dias en la "tarde", bien que es de dia todas las 24 horas, menos mal. Digo menos mal, porque aca el "dia" dura seis meses, y si hubieramos llegado de "noche", ya se imaginan ! Todo oscuro y tenebroso por seis meses !
El sol esta siempre sobre el horizonte, alla lejos, y alumbra con una luz fantasmal todo el hielo y la nieve del mundo; parece que estuvieramos en la Edad del Hielo ! Eso si, no hay animales visibles por parte alguna; solo una terrible desolacion de formas y colores azulados ; los unicos animales que hay aca somos nosotros tres !
La mision, en el fondo, era estar de guardia aca, ocupados en comunicarnos con la Base principal a ciertos horarios; tambien servimos de puente entre la Base Principal y un par de satelites alemanes, que pasan dos veces por dia; todo encriptado, todo muy secreto; los mensajes son cortos y va mucha basura radial entre medio, a fin de que no sean desencriptados por "ya saben quienes". Aca no se habla de americanos ni ingleses, solo "de aquellos". Asi, de oirse una conversacion entre entendidos, no se capta mucho.
La Base Klein mide seis metros de largo, por dos de ancho, en su parte superior; pero hay un tubo de doce metros, que sirve de ancla, y que se compone de bodegas ; las dos inferiores estan cerradas con llave, y las dos superiores tienen los comestibles y otras cosas. En la parte superior, que es en donde nos hallamos generalmente, tenemos dos piezas, de dos de ancho por tres metros de largo; alli estan la estufa, que funciona a parafina, y algunas mesas con el equipo de radio y de medicion de temperatura, un closet con ropa para salir fuera, y cuatro carabinas con cajas de balas; esto, porque aunque no hay osos por el lugar, nunca se sabe si podemos ser atacados por "aquellos", en una operación comando !
Eso lo veo dificil, viendo lo desolado del lugar, lo invisible que es desde el aire ; la nieve lo cubre todo, y al salir fuera, nuestros trajes se confunden con los alrededores, siendo de un blanco igual al color de la nieve.
Julio da un paseo por los alrededores justo a las quince horas, y yo le acompano; el gordo Heinrich Feile se queda en la base, supuestamente de guardia, pero hemos notado que se va a dormir la siesta, cuando no estamos !
"Vamos !" - Me dice Julio, ya vestido con el traje termico; yo me apresuro a ponerme el mio, y salimos, cerrando la puerta - tiene un cerrojo que puede abrirla desde afuera, y nos llevamos las llaves.
Hay 17 grados bajo cero, y el aire de los pulmones sale en una nube de vapor; casi me imagino que cae como trozos de hielo al suelo, pero por supuesto, no es asi. Llevamos brujula, y zapatos para la nieve, que son como raquetas de tenis, pero debajo de las suelas de los zapatos. Asi, se evita hundir la pierna hasta la rodilla ! Julio y yo llevamos tambien varillas de aluminio, que enterramos ante nosotros cada dos pasos, a fin de no pasar por un "pozo" tapado con nieve suelta; algunos "pozos" llegan a tener 20 metros de profundidad, y alli si que no nos sacarian muy luego !
La mision durara un mes, y llevamos siete dias ! Para mi, ver el cielo a traves de los lentes ranurados es como estar de vacaciones ! El espectaculo es grandioso ; hacia el norte, la montana gigante, con su helado cono arrojando una nube de nieve empujada por el viento; hacia el oeste y este, la llanura, con algunos montes de hielo; el viento no es muy fuerte, y permite ver con relativa claridad . Vamos dejando una huella de pisadas tras de nosotros, y la respiracion se hace mas pesada, con el esfuerzo; aca no se puede ir al bano, asi es que nuestras "costumbres" para "aquello", las dejamos entre las diecinueve y veintiuna horas... a esa hora, ya deberiamos estar de regreso...
"Mira " - Me dice Julio, mostrandome con la mano un monticulo en el cual se ven algunas rocas negras; esto no es raro, pues a diferencia con el polo norte, que esta hecho de hielo flotando en el mar, aca hay un verdadero continente rocoso, igual que america del sur, anclado en las costra rocosa del planeta. Vayanse los hielos ! Igual quedara esta superficie en seco ; quizás aca caminaron los Dinosaurios y los antecesores de estos, en epocas que el tiempo olvido.
Llegamos dos horas despues al promontorio; tiene rocas negras, que parecen hechas de carbon, en contraste con la blancura del entorno. Sacamos un trozo, usando los piolet .
Nos quedamos mirando el paisaje, que de aca relampaguea de blanco. Tras un rato, regresamos a la Base, y vemos un vehiculo para la nieve, aparcado cerca.
"Y eso ?" - Dice Julio, pero no alcanzo a responder, cuando dos personas bajan del oruga, y nos saludan con la mano en alto; al menos, parecen amigables !
Entramos a la Base, y alli nos despojamos de alguna ropa y los lentes, para conversar.
"Soy Faustus , y el es Albrecht . De la Organización."- Dice uno de ellos, sacandose la capucha; es rubio, de ojos celestes muy claros.
"Ah ! Bien, no teniamos idea de que iban a venir. "- Digo yo, mirandoles. El traje es identico al mio, asi es que me relajo; no parecen enemigos.
" Esa era la idea."- Dice Albrecht; es de cabellos oscuros, y gran barba.
" A ver si nos explican que quieren de nosotros."- Dijo Julio, yendo mas al punto.
" Tenemos el snowcart afuera, y necesitamos ayuda; ya saben en la Base principal todo el asunto, es rutina. Tenemos otro refugio, mas hacia el polo sur, y alli hay algunos trabajos que hacer. "- Dijo Faustus.
" Llamare a la Central, para pedir autorizacion."- Digo, yendo a la radio ; pero al usarla, noto que no funciona. Reviso los cables, nada. Julio dice " Vayamos con ellos ! Total, podemos llamar desde la radio del vehiculo."
Me encojo de hombros, y reponiendo las ropas que habiamos retirado para conversar, salimos fuera, cerrando con llave la puerta de la Base. En el vehiculo, la radio no da senales de vida, y por tanto, seguimos viaje con los alemanes; estos no hablan casi nada, y el terreno muestra las huellas de las orugas del viaje que hicieron hacia nuestra Base; pronto estamos en medio de una llanura blanca, y lo unico visible son esas huellas en la nieve.
" No se preocupen ! Les vendremos a dejar en el vehiculo, despues."= Dice Albrecht, mirando la nieve. Eso estaba de mas decirlo; es un viaje que fue durando cada vez mas, y al cabo de cuatro horas, cerca de unos montes helados, llegamos a destino . Se ve un porton pintado de blanco, en la ladera del cerro, apenas visible a diez pasos.
Entramos, tras abrirse el porton automaticamente, y dentro el oruga es estacionado en un largo corredor, iluminado con algunos focos de poco poder.
Bajamos, y ya sin los gorros , escucho a Albrecht decir " Sigannos ! Es por aca."- Y por un pasillo hecho en la roca, entramos a una sala, en donde hay mucha maquinaria almacenada, pero sin funcionar.
" Tenemos que hacer funcionar algunos aparatos importantes. Pero Uds. Se quedan aca, y vigilan el radar; cualquier cosa que vean rara, apretan el boton de alarma.'- Y muestra la pantalla de radar, sita en un mueble parecido a un pilar, y cerca de el circulo del radar, un boton rojo .
"Eso es todo ?"- Pregunto, sorprendido.
"NO todo. "- Y nos pasan fusiles, diciendo : "Salen fuera al corredor, y disparan a matar ! Se supone que nadie debe llegar ahora, y entonces, es el enemigo que nos ha rastreado desde el aire. "
Miro al par de alemanes, que se afanan ahora en hacer funcionar algunos aparatos, y luego se van por un corredor a media luz.
"Es misterioso esto ! Que sera que van a hacer ? Disparar un misil a la Casa Blanca ?"- Me pregunta Julio, y rio, porque es tan ridicula la idea, que no me contengo. Mi risa choca con los metales, y tiene ecos de ultratumba.
Mientras vigilo el radar, ya no tan seguro de que no llegue nadie, Julio revisa la sala, mirando las maquinaras; vuelve, y me dice " Esto no lo entiendo ."
Me encojo de hombros; mas me preocupa que estara pasando con los alemanes !
A la media hora, se siente un zumbido desde una de las maquinas, y una puerta se abre en una de ellas; Julio se acerca alla, y me dice " Mira ! Hay alguien aca !"
En eso, entran los dos alemanes, y le hacen un lado, para quedarse mirando embobados como la silueta de un hombre se pone de pie , y camina dos pasos, mirandonos fijamente.
Casi me caigo de espaldas ! Estoy viendo al Fuhrer del III Reich !
Los alemanes dicen " Heil, Hitler !"- Y levantan los brazos derechos en saludo nazi; les imito, pero de mi boca no sale mas que un zumbido ridiculo. Estoy bastante confundido !
En aleman cerrado, casi ininteligible, el Fuhrer dice " Heil ! Todo va bien ?"
"Yawohl, Mein Fuhrer ! Todo bien ! " - Responde Faustus, palido.
"Y como es que no la veo ?"- Pregunta el Fuhrer, mirando en redondo; en eso, se abre otra puerta en una maquina, y se levanta una mujer delgada, con cabellos rubios.
"Eva !"- Dice Adolfo Hitler, y camina hacia ella. Yo estoy olvidado del hielo, del radar, y de mi mismo ! Me parece estar viviendo un sueno, y me pregunto cuanto ira a durar antes de despertar !
"Adolfo !"- Dice ella, por supuesto, en aleman, y se abrazan suavemente. Ella dice " Tengo frio."
Albretch corre a traer dos mantas, y pone una en los hombros de Eva, y otra en los hombros del Fuhrer. Este nos mira , y dice " Valientes muchachos ! Son todos los que hay aca ?"
"Yawohl , mein Fuhrer ! Cuatro soldados, nada mas. Medidas de precaucion, mein Fuhrer."- Acota Faustus, haciendo chocar sus talones, a la usanza prusiana.
"Bien, bien ! Iremos a nuestros aposentos."- Dice el Fuhrer, y camina con Eva , flanqueado por los alemanes, alejandose por el corredor a media luz.
"Viste eso ? El propio Fuhrer en persona ! Y con Eva Braun, su esposa ! Se ven iguales que antes !"- Dice Julio Sanhueza, dando saltitos sobre el suelo. Yo miro al radar, y como alli no se ve volar una mosca, digo " Increible ! Estan iguales. Estos aparatos los mantienen con vida latente ! Eso, seguro ! Y no es cryiogenizacion !"-
"Claro que no ! Estos tipos son mas inteligentes que eso !"- Sonrie Julio, yendose a mirar los aparatos en cuestion; no entiende nada de ingenieria, pero no hace falta; somos "soldados" , y estamos para defender al Fuhrer. Miro al radar, pensando en cuanto podriamos hacer, si se acerca un comando de boinas verdes (Green Verets) de los gringos ! Seriamos pan comido !
" Crees tu que volvera para aca ?"- Me pregunta Julio Sanhueza, mirando hacia el corredor .
"No creo ! Al menos, no si no quiere ser congelado otra vez !"- Digo, con la mente en torbellino.. realmente, no se que pensar; si hasta el estar aca es extrano para mi, que ya me habia hecho la idea de aburrirme dos meses metidos en esa caja de sardinas llamada la Base Klein 23...
Cuatro horas despues, vuelve Faustus, trayendo dos tazas de café, y un par de sandwiches. Nos comemos aquello, escuchandole decir : " Es un privilegio para Uds., tanto como para nosotros, haber estado en presencia del Fuhrer ! Es un genio, una mente que brota cada cinco mil años, y por ello es que los jerarcas han mantenido su presencia con vida todos estos años ! Se que no tienen idea de lo que iba a pasar hoy, pero no podiamos decirles "Van a ir a ver al Fuhrer !"
"Es obvio !"- Dijo Julio, mirandole sonriente. Faustus se reclina en una maquina, y agrega " Esos sandwiches y el café es lo unico que les podemos dar por ahora ! Comestibles, aca, son pocos. "
Le miro, pensando en si estos dos tipos no habran estado tambien hibernados como el Fuhrer, y se despertaron solamente para servirle !
" Uds. Estaban hibernados , tambien ?"- Le pregunto, y Faustus se aleja, diciendo " Mantengase alli, en alerta ! Sera una noche larga !"
Y se pierde a lo lejos.
"Afortunada coincidencia ! Pero, tenemos que dormir ! Ya siento sueno !"- Me dice, bostezando. Yo le imito.
" Sera bueno que hagas la primera guardia ... digamos, tres horas ?"- Me pregunta, recostandose en el lecho del Fuhrer ! Me rio, diciendo " Felices suenos !"
Y espero tres horas largas, mirando el radar, las maquinas, y el corredor. Las luces no parpadean ni se aprecia cambio alguno, excepto en Julio Sanhueza, que se retuerce en la cama del Fuhrer, quizás presa de alguna pesadilla !
Tres horas despues, le despierto, y le digo " Ahora te toca a ti hacer la guardia ! "
"Esta bien !"- Bosteza, tomando el fusil y poniendose de guardia ante el radar . Yo me siento en el suelo, con la espalda contra una maquina; no sera muy comodo, pero prefiero esto a acostarme en la cama de Hitler !

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home

 

Free Blog Content