Desde Chile para el Mundo.

Saturday, May 19, 2007

Wathan



Los Wathan y el hombre.
Un estudio de lo dicho por Farmer en su cuarto libro el mundo del rio.

—Tenéis que interrumpir tan poco como sea posible. Estoy diciendo la verdad cuando afirmo que todos los seres sentientes a lo largo y ancho del universo carecían de autoconciencia. Por todo lo que sé, al menos. Reconozco que es muy difícil para vosotros creerlo. No podéis concebir un tal estado. Pero era y es cierto... con excepciones ahora.
»El pueblo que era diferente no difería en su falta de autoconciencia al inicio de su historia. Eran como los demás en este aspecto. Sin embargo, poseían una ciencia, aunque no la desarrollaban como lo hacen los seres autoconscientes.
»Y tampoco tenían un concepto de religión, de los dioses o de un Dios. Eso llega tan sólo con un estado avanzado de autoconciencia.
»Afortunadamente para ese pueblo, llamado por aquellos que les siguieron Los Primeros, uno de sus científicos había formado accidentalmente un wathan durante un experimento.
»Fue el primer indicio que tuvieron Los Primeros de la existencia de una fuerza como energía extrafísica. Utilizo el término extrafísico para evitar cualquier confusión con parafísico, con fuerzas evidentemente existentes pero normalmente incontrolables y elusivas tales como la telepatía, telequinesis, y otros fenómenos de percepción extrasensorial.
Burton estuvo a punto de decir que era él quien había acuñado el término PES en la Tierra, aunque él lo había llamado percepción extrasensual.
—El wathan puede ser una forma de esto, pero, si es así, es la única que es controlable. Ese científico desconocido que accidentalmente generó un wathan a partir de las fuerzas extrafísicas no sabía lo que era. El o ella siguió experimentando y generó más. Digo generó porque el equipo que estaba usando formaba el wathan de la energía extrafísica. Modelado o quizá arrancado del campo que existe en el mismo espacio como materia pero que normalmente no interactúa con ella.
»Los primeros wathans probablemente se unieron por sí mismos a los seres vivos que se hallaban en sus proximidades.
—¿Todos ellos criaturas vivientes? —murmuró Nur.
—Todos ellos individualidades vivientes. Insectos, árboles, estrellas de mar, todo. Tras millones de años de experimentos, seguimos sin saber por qué los wathans son atraídos por la energía de la vida. Uno de los centenares de teorías es que la vida misma puede ser una forma de energía extrafísica. O más bien una zona interfacial.
El efecto de las uniones no fue notado inmediatamente. El wathan era la fuente y la génesis de la autoconciencia. Pero no podía desarrollarla excepto a través de entidades vivas, y esas tenían que poseer sistemas nerviosos altamente desarrollados si la potencialidad hacia la autoconciencia tenía que verse realizada.
—Pero eso tampoco puede realizarse si el wathan se une a una entidad humana más allá del estadio inicial del cigoto. Más allá de la fusión de espermatozoide y óvulo. No me preguntéis por qué. Simplemente creedme cuando os digo que es cierto. Aparentemente, hay un endurecimiento en la entidad, una resistencia a la entrecara.
La máquina vomitó miles de millones de wathans durante los experimentos. Millones de ellos se unieron por sí mismos a los zigotos de los sentientes. Y, por primera vez en el universo, hasta tan lejos como se sabe, la autoconciencia nació. Los niños crecieron con ella, y ni la generación más vieja ni la más joven pudieron comprender que esto era algo único y nuevo. Los niños y los jóvenes autoconscientes siempre habían tenido dificultades en comprender a los adultos, pero nunca antes había habido un tal abismo de empatia, una tal falta de comprensión.
—Finalmente, la gente no autoconsciente murió. No fue hasta pasados veinticinco años o así de que fuera formado el primer wathan que fue descubierta la razón de la autoconciencia. Entonces se convirtió en un asunto de necesidad seguir produciendo wathans.
Pasaron los siglos. El vuelo espacial con cohetes llegó. Después de varios otros siglos, una nueva forma de propulsión fue descubierta. El vuelo interestelar se hizo posible a velocidades jamás oídas hasta entonces cuando fue inventado un método de eludir la materia. Pese a ello, aún se necesitaban siete días, tiempo de la Tierra, para cruzar un año luz.
—¿El viejo concepto de la ciencia ficción de ir a través de otras dimensiones fue realizado? —dijo Frigate.
—No. Pero no tenemos tiempo para la necesariamente larga explicación de ello.
Por aquel entonces Los Primeros creían que su deber ético era transmitir la inmortalidad y la autoconciencia vía wathan a todos los demás pueblos sentientes. Fueron enviadas muchas expediciones con esta misión. Cuando una descubría un planeta con gente cuyos cerebros eran capaces de desarrollar la autoconciencia, entonces una serie de máquinas generadoras de wathans eran enterradas tan profundamente en el suelo que era muy difícil que pudieran llegar a ser descubiertas por los aborígenes.
—¿Por qué ocultas? —dijo Nur. Estaba pálido; parecía como si las revelaciones de Loga le hubieran golpeado duramente.
—¿Por qué ocultas? —dijo Loga—. ¿Por qué no simplemente ofrecerles las máquinas a la primera generación auto-consciente? Deberías saber por qué no. Considera a tus semejantes humanos. Los generadores de wathans hubieran sido mal utilizados. Se hubieran producido luchas de poder para monopolizarlos y crear a través de ellos las bases de la explotación de los otros. No, los generadores de wathans no pueden ser confiados a la gente hasta que ésta ha alcanzado un cierto estadio ético.
Burton no preguntó por qué Los Primeros no habían instalado guarniciones en cada planeta para asegurarse de que los generadores eran propiedad de todos. Con su conocimiento científico y ético, hubieran podido enseñar a los aborígenes a avanzar mucho más rápidamente. Pero Los Primeros no consideraban eso ético. Además, no disponían de suficiente gente para controlar todos los planetas que descubrían.
Los rostros de sus compañeros reflejaban un agónico debate, aunque Frigate parecía el menos afectado. Nur, que siempre había sido tan flexible, tan invulnerable al shock psicológico, era quien más estaba sufriendo. No podía aceptar la idea de que los wathans, llamémosles almas, eran sintéticos. Bien, no exactamente eso. Pero habían sido formados por criaturas parecidas al hombre a través de máquinas. No habían sido parcelados por Alá. Nur había creído en aquello mucho más profundamente que algunos de los otros que, aunque religiosos, no tenían su firmeza de fe.
Loga debió darse cuenta de ello. Dijo:
—No hay Creador a menos que aceptemos la creación, éste universo, como evidencia. Los Primeros lo hicieron, y nosotros también. Pero no hay evidencia ninguna de que Ello tenga ningún interés en Sus criaturas. Ello...
—¿Ello? —dijeron Alice y de Marbot.
—Sí. El Creador no tiene sexo... por lo que sabemos. El lenguaje del pueblo de Monat posee un único pronombre neutro para el Creador.
—¿Su pueblo son Los Primeros? —dijo Tai-Peng.
—No. Los Primeros han Seguido Adelante hace mucho, mucho tiempo. El pueblo de Monat es el receptor del trabajo de Los Primeros a través de una línea de otros cinco pueblos. Esos, podríamos decir, han pasado la antorcha a otros y han Seguido Adelante. El propio Monat es solamente uno de los diez mil de su clase que aún quedan vivos. Los otros han Seguido Adelante todos.
»Algunos teólogos dicen que el Creador no ha hecho nada por Sí mismo para proporcionarles a Sus criaturas sentientes wathans. Su divino plan deja que los sentientes busquen su propia salvación. Pero esto no es lógico, puesto que fue sólo por accidente que fueron generados los wathans, y miles de millones de seres murieron sin la oportunidad de alcanzar la autoconciencia o la inmortalidad antes de eso. Y billones, quizá trillones, han muerto y morirán, perecerán para siempre, antes de que nosotros los Éticos lleguemos para proporcionarles wathans. Así que parece como si el Creador fuera también indiferente a nuestra autoconciencia e inmortalidad.
»Corresponde a los sentientes, por lo tanto, vivan donde vivan, hacer lo que los primeros religionistas creían que era la prerrogativa del Creador.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

Links to this post:

Create a Link

<< Home

 

Free Blog Content